Saltar al contenido

Autoconsumo fotovoltaico

El Real Decreto 244/2019 del 6 de abril del 2019 ha revolucionado la industria de la energía fotovoltaica en nuestro país. Para utilizar la tecnología del autoconsumo fotovoltaico, es decir, autoproducir electricidad con paneles fotovoltaicos, debe tener en cuenta algunas especificaciones.

tejado solar fotovoltaico autoconsumo
Autoconsumo fotovoltaico en un tejado de una vivienda

Por eso desde energiafotovoltaica.site nos vemos en la obligación de analizar esta normativa para que sepas como debes instalarla en tu hogar.

¿Qué es el autoconsumo fotovoltaico?

El autoconsumo consiste en realizar una instalación de paneles solares en el tejado de tu hogar, edificio o local con la finalidad de utilizar la energía producida por estos y autoconsumirla posteriormente. 

Hay diversos beneficios de esta energía:

– Seleccionar una zona sin sombras y con buena radiación solar como el tejado.
– El precio del kWh será menor que el del sistema eléctrico.
– El hecho de consumir la energía del mismo lugar donde se produce reduce casi al cero las pérdidas de electricidad que se puede producir.

Componentes de la instalación fotovoltaica de autoconsumo

Las instalaciones fotovoltaicas cuentan con estos componentes principales:

  • Placas solares: son las encargadas de recoger la radiación solar y posteriormente convertirla en energía.
  • Inversor: es el encargado de convertir la corriente continua producida por las placas fotovoltaicos en corriente alterna.
  • Baterías(opcional): guardan toda la electricidad en su interior con la finalidad de usarlas cuando las condiciones climatológicas no son buenas, en las horas nocturnas y cuando se producen momentos de mayor demanda.
  • Regulador de carga: su función consiste en revisar el estado de carga de las baterías.

¿Qué tipos de autoconsumo podemos encontrar en energía fotovoltaica?

El Real Decreto 244/2019 establece dos formas de autoconsumo principalmente, con excedentes y si ellos:

Autoconsumo fotovoltaico individual sin excedentes:

Esta situación se produce en sistemas en los cuales no se inyecta en la red eléctrica nada de electricidad autoproducida, en estas situaciones se utilizan las baterías para la acumulación de la energía sobrante.

Autoconsumo fotovoltaico individual con excedentes:

En este caso la legislación vigente incorpora por primera vez el tratamiento de los excedentes de la instalación fotovoltaica. Clasificandolos en dos modalidades.

Una modalidad con excedentes no acogida a compensación.

En esta modalidad encontramos la posibilidad de vender la energía excedente y recibir una cantidad de dinero por ello. Pero, no debemos olvidar que esto conlleva implicaciones fiscales, puesto que se habrá de presentar documentación como la declaración trimestral del IVA.

Una modalidad con excedente acogida a compensación.

Si no consume demasiada energía fotovoltaica esta es la opción más interesante, ya que ahorrarás, porque la energía que se inyecta en la red eléctrica se le descontará de la energía que consumes el resto del tiempo.

El único aspecto que se ha de tener en cuenta en esta modalidad es que la compensación dependerá de la comercializadora.

Tipos de comercializadoras de energía fotovoltaica.

Dentro de este parémetro hay que distinguir entre las:

Comercializadoras de referencia: donde el precio del kWh en el mercado mayorista en ese momento marcará la cantidad de ahorro en su recibo de energía vertida a la red. La ventaja es que se puede consultar el precio del kWh vertido a red en instalaciones de paneles solares.

– Resto de comercializadoras: en este caso cada cliente es el que negocia sus condiciones.

Un aspecto a resaltar y que debería tener en cuenta a la hora de realizar una instalación fotovoltaica, es que la energía vertida no puede superar a la consumida. Otro aspecto que debe conocer es que la energía no es acumulable, es decir, la energía no consumida solo puede gastarla para ese mes, no puede almacenarla para usarla en periodos en la que su consumo de la energía sea mayor.

Lo perfecto sería un balance neto energético, ya que la energía que viertas en la red te será más económica que aquella energía que compres con posterioridad. A pesar de eso, normalmente la instalación ya te sale rentable en la mayoría de los casos, con la esperanza de que en el futuro esta normativa cambie y favorezca a las instalaciones de autoconsumo.

Costes de las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico.

Hay dos formas de tratar este tema en las instalaciones solares fotovoltaicas:

Precio del kWh: en grandes huertos solares se suele utilizar este método, que consiste en dividir los Kwh aproximados que se cree que se van a consumir entre el coste de la instalación y el mantenimiento.

 Tiempo de retorno de la inversión: otro método a la hora de afrontar el coste de su instalación es calcular cuánto tiempo tardaría en recuperar la inversión teniendo en cuenta el ahorro de compra de electricidad de la red al precio de venta del kWh.

¿Cuánto cuesta el kWh en instalaciones fotovoltaicas?

El primer paso a realizar es calcular el coste del kWh de la instalación con la finalidad de compararlo con el precio de distintas comercializadoras.

El rendimiento y la generación de la electricidad de su instalación solar depende de estos factores lo que hace que calcular el precio del kWh sea complicado, esto son los factores:

– Inclinación del tejado.
– Localidad en la que se ubiquen.
– Orientación del tejado.
– Obstáculos que generen sombra.
– Tecnología del panel utilizada.

NO debes de confiar en ningún instalador que te dé un precio a su kWh sin al menos preguntar alguna de las características mencionadas anteriormente. Por que por ejemplo, no hay las mismas horas de sol en Valencia que en Vigo y la producción de una instalación fotovoltaica no será la misma en una que tiene sombra debido a una chimenea que aquella que no tiene impedimentos.

¿Cual es el precio de la instalación fotovoltaica?

Esta es una pregunta imprescindible para poder calcular la amortización de la inversión, pero a su vez tiene una respuesta un tanto compleja, ya que hay factores que pueden intervenir como:

  • Tamaño de la instalación.
  • Dificultad de acceso al tejado.
  • Tecnología de los paneles fotovoltaicos.
  • Empresas en la zona.

A pesar de los elementos mencionados anteriormente, se puede realizar una aproximación al coste de la instalación, conociendo que el vatio está a 2.5 euros, supongamos que la instalación que le gustaría realizar es de 3 kW, su instalación rondaría los 7.500 euros.

Las diferencias entre lo que se monta en una instalación de autoconsumo de 1 kW a una de 5 kW, es mínima. Es cierto, que el coste del equipamiento será mayor, pero la mano de obra será la misma.

Retorno de la inversión en la instalación fotovoltaica

La amortización de esta inversión se verá afectada por la climatología de la zona en la que resida y la orientación de su instalación, pero la aproximación sitúa que recuperará su dinero entre 6 y 10 años.

Teniendo en cuenta que la vida útil de las placas solares es de 30 años, recuperará su inversión en el primer tercio de vida de estos.

Debe tener en cuenta que después de estos 30 años sus paneles continuarán funcionando, simplemente disminuye un poco su rendimiento, pero continúa aportando como mínimo el 85% de potencia que tenía nuevo, lo cual sigue siendo una potencia muy buena.

Invierte en autoconsumo fotovoltaico.

No lo pienses más y hazlo, es la oportunidad de generar unos pocos beneficios que irán aumentan año a año, y antes de que te lo creas ya estará amortizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *